Previous ◁ | ▷ Next

Loading

¿Cómo evaluar una película?

Oído al paso...

-Qué pésima película!!

- Qué va! si es buenísima!!

El primero arguía una completa falta de argumento y mensaje y el segundo replicaba, simple y directamente, que era un "cague de risa" (sic).

Para mí, ambos criterios eran válidos, entonces, ¿cómo saber que película es buena y qué película es mala?

Quiero declarar, antes de expresar mi opinión, que no soy ningún cinéfilo ni tampoco un erudito en el tema y mis opinines, verguenza me da decirlo, a veces cambian.

Porque la película que mereció de mi la primera vez una calificación de "qué cursi!", fue la misma película que me hizo llorar cuando había terminado con una enamorada que, según yo, en mis tempranos 20, no iba a poder olvidar nunca, aunque poco tiempo después, encontré sabias las palabras de Pablo Milanés:

Desperté, la mañana que no pudo ser

no sin antes jurar que si no era contigo jamás

que esta herida me habría de matar

y heme aquí, que destino, que ni el nombre tuyo pude recordar

El mismo cambio de opinión he experimentado con los actores: hace años alabé con todas mis fuerzas a Gérard Depardieu por su actuación en Cyrano de Bergerac, y luego sufrí una mezcla de amargura y rabia al verlo co-protagonizar aquella infame versión de "Los tres mosqueteros" (claro que luego le perdoné cuando me hizo llorar de la risa en "Que te calles!)

Quiero decir con esto que en cuestión de cine, hay opiniones y opiniones, y en éstas, muchas veces influyen la edad, el estado de ánimo y seguramente, la compañía.

Claro que hay películas que trascienden por sobre todo; recuerdo que, otra vez en mis tempranos 20, en esa edad en la que se piensa que no hay fuerza en el mundo que pueda doblegarnos y que no hay motivo alguno para derrumbarse, nos encontramos como siempre, la pata de amigotes, en la casa del Carlitos.

Habíamos quedado en toparnos para ver una película en su flamante "VHS" (aunque todos sabíamos que el verdadero motivo era simple y llanamente, pegarnos los tragos).

Recuerdo que, muy alegremente, dispusimos los sillones de la sala, bajamos (entre dos) el televisor, conectamos el VHS, preparamos el ron con coca cola, cortamos los limones, servimos los hielos y apretamos el "play"; mientras pasaban los trailers, seguíamos bromeando y alguien tomó la caja de la película:

- El Campeón, qué pelicula es?, alguien la había visto?

Nadie, pero se veía la imagen de un boxeador y un niño:, seguramente sería algo parecido a Roky, así que no importa, ya comienza la película, apaguemos la luz de atrás para que parezca cine, no no, deja la luz de adelante prendida para poder servir el ron, listo, salud, veamos...

...

Recuerdo los vasos en la mesa, casi sin ser probados, el hielo completamente derretido en la hielera y la botella de ron prácticamente intacta. Recuerdo haber regresado a ver, con mucha sutileza a mis amigos con verguenza de que vieran mis ojos rojos y las lágrimas inútilmente reprimidas.

Recuerdo haber visto los mismos signos en la cara de mis amigos y recuerdo la desesperación del niño de la película:

- Despierta campeón!... Despierta Campeón!

Pero el campeón ya no despertó...

Aún ahora, cuando recordamos esa memorable ocasión, nos reímos de buena gana y bromeamos de las caras que teníamos, pero yo sigo manteniendo la secreta esperanza de que la próxima vez que vea la película, el campeón despierte

Pueden tacharme de sentimental pero hay películas que nos tocan en lo más profundo, a veces en el corazón, a veces en el cerebro y a veces ...

Y ¿entonces?

Entonces nada, que estoy dispuesto a ir al cine y enfrentarme a lo que venga. Ya les contaré lo que opino...

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar