Previous ◁ | ▷ Next

Loading

Empresa

Si se toma un diccionario y se busca la palabra "empresa" seguramente se topará de inicio con algo como:

Entidad integrada por el capital y el trabajo, como factores de la producción, y dedicada a actividades industriales, mercantiles o de prestación de servicios con fines lucrativos (wordreference.com)

Pero inmediatamente después se puede leer:

Acción importante y en especial la que resulta ardua y dificultosa

Personalmente, y seguro que coincidirán conmigo todos quienes tienen o han tenido una empresa, me quedo con la segunda definición.

Por ello, y basados en alguna experiencia recolectada a través de 10 años tanto como consultores como empresarios, nos atrevemos a proporcionar ciertos criterios, (alguna pequeña críticia) y algunos consejos.

Ojalá sean de ayuda.

Sé un líder de personas, no de números

Dos minutos que valen la pena ser vistos (y traducidos)

¿Cómo puede un líder fomentar el sentimiento de confianza entre sus colaboradores de diferentes procedencias, culturas o idiomas?

Ram Charan. Consultor en Liderazgo. Publicado en Big Think

La necesaria Web 2.0

La presencia en internet ya no es una opción; cientos, o quizás miles de negocios pierden ventas por tener aún una dirección de correo con un @hotmail, @yahoo, etc., al final. Y es que, una gran mayoría de personas, desconfían de quien no tiene una página web o, al menos, una dirección con el nombre de su negocio.

Es algo parecido a lo que sucede con el local comercial; ¿podemos confiar en alguien que no tiene un lugar físico de trabajo? ¿Dónde lo encontramos? ¿Cómo lo contactamos?; La presencia en la web es el equivalente virtual a un lugar de trabajo; y como sucede en el local comercial, el cliente relaciona la experiencia que tuvo con la calidad de los productos.

Por ese motivo, durante varios años la estrategia consistió en tener una página atractiva, y emitir información con cierta regularidad confiando en que ésta sea la adecuada para los visitantes.

¿Qué le pasa a mi empresa?

A lo largo de estos últimos 10 años he oido a muchos propietarios y gerentes de empresas, pequeñas, medianas y grandes, con varios años en el mercado, hacerse esta misma pregunta.

La mayoría de las veces añaden algo similar a esto:

"Nos preocupamos de la calidad del producto, mantenemos todas las buenas prácticas de salubridad, utilizamos la mejor materia prima, pagamos adecuadamente a nuestros trabajadores, cumplimos con la ley, pagamos nuestros impuestos, tenemos muchos años en el mercado y ahora, llegan un grupo de muchachos, ponen unos cuantos carteles y se están llevando nuestros clientes. ¿Qué le pasa a mi empresa?"

Indudablemente cada empresa tiene una situación diferente, pero todas han atravesado las mismas épocas y por los mismos cambios. Por ello, tal vez, la siguiente reseña les sea de utilidad para explicarse la situación y programar los correctivos.