Previous ◁ | ▷ Next

Loading

La necesaria Web 2.0

La presencia en internet ya no es una opción; cientos, o quizás miles de negocios pierden ventas por tener aún una dirección de correo con un @hotmail, @yahoo, etc., al final. Y es que, una gran mayoría de personas, desconfían de quien no tiene una página web o, al menos, una dirección con el nombre de su negocio.

Es algo parecido a lo que sucede con el local comercial; ¿podemos confiar en alguien que no tiene un lugar físico de trabajo? ¿Dónde lo encontramos? ¿Cómo lo contactamos?; La presencia en la web es el equivalente virtual a un lugar de trabajo; y como sucede en el local comercial, el cliente relaciona la experiencia que tuvo con la calidad de los productos.

Por ese motivo, durante varios años la estrategia consistió en tener una página atractiva, y emitir información con cierta regularidad confiando en que ésta sea la adecuada para los visitantes.

Sin embargo, conforme las personas se daban cuenta de la necesidad de estar en el hiper espacio, la cantidad de páginas en el mundo se incrementó significativamente: Ya en el 2006 se estimaba que existían más de ciento dos mil millones de páginas y que el número se incrementaba con una rapidez asombrosa. A esta funcionalidad, años más tarde, se le daría el nombre de Web 1.0

Sin embargo, este crecimiento trajo consigo una nueva dificultad para las empresas: el poder aparecer dentro de las primeras páginas en los buscadores. Basta un simple experimento como colocar la palabra "zapato" en google para darse cuenta que este buscador relaciona 119 millones de resultados para esta palabra. ¿Cómo puede entonces una tienda de zapatos conseguir clientes si seguramente no aparecerá dentro de las 10 primeras páginas de google? Claro, siempre se puede optar por pagar por un anuncio destacado, pero debido a que los consumidores relacionan la popularidad de la página con la calidad de los productos, en algunos casos el pagar no asegura que se hagan buenos negocios.

En este escenario, las aparición de las redes sociales y los blogs, jugó un papel significativo en el nuevo mapa mundial de negocios puesto que ofrecía la posibilidad de relacionarse directamente con los amigos inicialmente y con los seguidores después. La estrategia cambió entonces a contar con muchos seguidores e inter relacionarse tanto como pudieran con ellos, intentando, ya no solamente atraer visitas a la página, si no generando tal complicidad que prefieran sus productos a los de la competencia, no solamente por la calidad del producto, sino por la relación afectiva entre ellos. Y a esto se le llamó Web 2.0

Por ello no basta con tener muchos seguidores en facebook: ello no asegura que estén ingresando frecuentemente a nuestro sitio o que están de acuerdo con lo que publicamos. Es preciso monitorear las visitas a la página, saber cuáles son las secciones que atraen a más personas y cuáles son las que menos interesan; conocer el perfil de quienes visitan nuestra página en redes sociales y cuáles son su opiniones sobre nuestros productos.

En resumen, es preciso:

  • Un portal o página web que presente información relevante y actualizada para nuestros clientes (actuales y potenciales) y que estimule la intención de compra. Es imprescindible que estos portales contengan más que un bonito diseño o unos efectos llamativos. Deben contener y poder expresar el mensaje básico de la empresa y su identidad. Solo así se podrá iniciar la fidelización de los clientes
  • Una adecuada estrategia en redes sociales que incluye el estar presente en ellas, emitir información regularmente de acuerdo a los intereses de nuestro grupo objetivo, y escuchar (o leer) lo que opinan nuestros seguidores para poder adecuar nuestros mensajes, productos, canales de distribución y a veces, hasta precios.
  • Un proceso permanente de monitoreo sobre las estadísticas de visitas y preferencias tanto en nuestro portal como en las redes sociales.

La Web es imprescindible, o lo será muy pronto, para todas las empresas. Es tiempo de pensar en ingresar a ella.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar